Trigo sarraceno caramelizado

Bol-de-avena-y-buckinis

No sé si te habrás dado cuenta de que me encanta desayunar! Es mi comida favorita del día, la más caprichosa (aunque siempre saludable) y la que te da más juego, ya que las opciones al ser dulces o saladas, son tantas, que prácticamente puedes hacer un desayuno diferente cada día del año! Aunque no dispongas de mucho tiempo cuando te levantas, eso no es una excusa para no desayunar saludable y bonito, ya que muchos de esos desayunos los puedes dejar preparados la noche anterior, y a la mañana siguiente simplemente añadir los últimos ingredientes ricos y llenos de color para empezar el día con energía y alegría!

Hoy te voy a proponer una receta para que te animes a probar el trigo sarraceno de una manera diferente y divertida, ya que después lo podrás utilizar como topping de tus bols de desayuno o allí donde más te apetezca, aportando a cualquier elaboración un extra de proteína vegetal y un toque crujiente y dulce!

En esta ocasión vamos a hacer trigo sarraceno caramelizado y consumiremos este pseudocereal crudo…después de haberlo deshidratado para darle la textura crujiente que queremos y poder conservarlo bien durante un buen tiempo! Para consumir el trigo sarraceno crudo, el primer paso que debemos hacer es dejarlo en remojo (activarlo) para eliminar sus antinutrientes y hacerlo más digestivo. Activar una semilla, fruto seco, legumbre o grano significa empezar a despertar ese alimento que ha sido recolectado hace tiempo y que desde entonces permanece dormido, esperando volver a encontrar las condiciones ideales para su desarrollo, o sea, agua. Podemos ir más allá y hacerlo germinar, algo muy recomendable, ya que las propiedades de cualquier alimento germinado aumentan entre 200 y 600 veces, además de aumentar también su digestibilidad, pero en esta receta, para empezar, no llegaremos hasta ahí, simplemente activaremos el trigo sarraceno, dejándolo en remojo todo el día, escurriéndolo por la noche, lavándolo muy bien para quitar la capa viscosa que se ha creado, y mezclándolo con los demás ingredientes para deshidratarlo durante toda la noche y tenerlo listo a la mañana siguiente. Si no tienes deshidratadora, puedes hacerlo igualmente, metiéndolo en el horno, a la temperatura más baja que te permita y dejando la puerta entreabierta durante unas 8 horas. Esto sería para hacer una versión lo más parecida a la cruda, pero si no quieres complicarte la vida, puedes intentar hacerlo también en el horno a una temperatura de unos 100ºC y tenerlos hasta que estén crujientes, siempre vigilando que no se quemen!

Como ya te comenté en estas crepes de trigo sarraceno y plátano o en este porridge de trigo sarraceno, este pseudocereal es originario del Cáucaso y una de las primeras especies cultivadas por el hombre. Su consumo aporta muchas ventajas y beneficios a nuestra salud, por lo que todos deberíamos buscar la manera de incluirlo habitualmente en nuestra dieta. Es un alimento que posee proteínas completas (por lo que no es necesario mezclarlo con otro cereal, legumbre o semilla para obtener una proteína vegetal de calidad), no contiene gluten y según la medicina tradicional china, es el grano más caliente que existe, por lo que nos aportará calor en épocas frías y nos aliviará en casos de resfriados, frío, fatiga, etc… Además es rico en magnesio, hierro, potasio, calcio y vitaminas del grupo B. También es rico en rutina, un flavonoide que colabora en el buen funcionamiento de la circulación sanguínea.

El trigo sarraceno tiene un sabor particular, pero son tantos los beneficios que nos ofrece, que es interesante buscar la manera de poder consumirlo más a menudo y la opción cruda es una de las mejores, ya que hace que no se deteriore su contenido enzimático y vitamínico.

He hecho dos versiones de este trigo sarraceno caramelizado, una muy simple con canela (a la que siempre puedes añadir otros ingredientes como jengibre, mesquite…) y la otra con cacao y coco.

Con canela:
Buckinis

Con cacao:
Buckinis-choco

En este bol de copos de avena y leche de almendras he utilizado la versión del trigo sarraceno caramelizado con canela y he añadido plátano y frambuesas frescas…simplemente eso!

Espero que te guste la idea!

Trigo sarraceno caramelizado
Versión crujiente y dulce de granos de trigo sarraceno, ideal para añadir a desayunos o cualquier elaboración dulce.
Escribir un comentario
Imprimir
Para la versión con canela
  1. 1 taza de trigo sarraceno
  2. 4 cucharadas de sirope de arce o ágave crudo (o 4 cucharadas de azúcar de coco desleida en 2 cucharadas de agua)
  3. 3 cucharaditas de postre de canela en polvo
Para la versión con cacao
  1. 1 taza de trigo sarraceno
  2. 6 cucharadas de sirope (o 5 cucharadas de azúcar desleídas en 5 cucharadas de agua)
  3. 2 cucharadas de cacao crudo
  4. 3 cucharadas de coco rallado
Instrucciones
  1. En primer lugar pondremos el trigo sarraceno en remojo durante todo el día (de 8 a 12 horas)
  2. Escurriremos y lavaremos muy bien el grano hasta dejarlo bien limpio y que no quede ningún resto viscoso.
  3. Una vez bien escurrido, mezclaremos bien con el resto de ingredientes.
  4. Lo extenderemos muy bien sobre una lámina antiadherente de la deshidratadora y lo tendremos durante toda la noche (unas 8 horas) a 46 grados hasta que esté crujiente y seco.
  5. Lo guardaremos en un bote hermético.
Notas
  1. A partir de aquí, puedes endulzarlo más y añadir más o menos cantidad de ingredientes según tus gustos.
Delicias Kitchen http://deliciaskitchen.com/

¿TE HA GUSTADO ESTA RECETA?

Suscríbete a Delicias Kitchen y recibe cada semana en tu correo una nueva idea o receta rica, saludable y nutritiva, para ayudarte a comer mejor.

Jamás compartiremos tu email con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento. ¿Aún no convencid@? Haz click aquí para ver nuestras últimas newsletter.
Facebook