Leche de almendras

Bebida vegetal de almendras

por:  Delicias Kitchen Actualizado: |Publicado: 
Actualizado: |Publicado: 
La leche de almendras es una bebida vegetal perfecta para sustituir a la leche de origen animal, rica en grasas saludables y minerales como el calcio y el magnesio. Solo necesitas 2 ingredientes y 5 minutos para preparar esta sencilla receta.
Leche de almendras Click aquí para Pinear esta receta

Este post contiene links de afiliado, que me permiten ganar una pequeña comisión con cada compra, que no repercute en el precio final, y que me ayuda a mantener este blog. Gracias por tu apoyo!

La leche de almendras es una bebida vegetal que se ha ganado un sitio importante en la dieta de muchas personas, y no solo veganas o vegetarianas, sino en la de personas preocupadas por llevar una vida más saludable y equilibrada. A continuación, veamos todos los beneficios que esta bebida de almendras puede aportar a nuestro organismo, y si es verdad que esta receta de leche de almendras puede sustituir a la leche de vaca.

Índice de contenidos
  1. ¿Qué es la leche de almendras?
  2. Propiedades de las almendras
  3. Beneficios de las almendras
  4. Contraindicaciones de las almendras
  5. Cómo hacer leche de almendras casera: Paso a paso
  6. ¿Por qué tomar leche de almendras en vez de leche de vaca?
  7. Leche de almendras versus leche de vaca – Verdades y Mitos
  8. ¿Por qué hacer la leche de almendras en casa?
  9. Preguntas frecuentes (FAQs) sobre la leche de almendras
  10. Últimos consejos
  11. Receta de leche de almendras

¿Qué es la leche de almendras?

Leche de almendras

Bebida de almendras

La leche de almendras no es técnicamente una leche, sino una bebida de almendras o bebida vegetal de almendras, que se elabora a partir de almendras crudas y agua. Tras un proceso de trituración y batido se extrae su jugo, colando el líquido y separándolo de los restos del fruto seco, aderezándolo luego o no con endulzantes y especias que potencien aún más su agradable sabor.

Hacer leche de almendras es muuuuuy sencillo y los beneficios que obtienes sustituyendo la leche de vaca por esta son tantos, que tengas o no tengas intolerancia o alergia a la lactosa, bien merece una oportunidad.

Como en el caso de los otros tipos de leches vegetales (soja, arroz, avena, etc…), se utiliza como sustituto de la leche de vaca, y se le atribuyen todo tipo de bondades.

Desde el año 2013, seguramente presionada por el lobby de la industria lechera, la ley prohibe utilizar la palabra «leche«, que se sustituye por la palabra «bebida» para referirse a este tipo de bebidas vegetales en los países de la unión europea.

La leche de almendras obtenida tras el proceso de triturado y filtrado no contiene la totalidad de los beneficiosos nutrientes de la almendra, ya que una buena parte de la fibra, grasas y proteínas del cereal se quedan en el residuo seco que sobra tras colarla.

Su consumo y crecimiento se está viendo beneficiado, no solo por el veganismo o las modas actuales, sino porque personas intolerantes a la lactosa, al gluten, diabéticos, personas alérgicas a proteínas como la caseína, o personas a las que la leche de vaca les provoca acidez, gases, diarreas o estreñimiento, se ven beneficiadas de un tipo de leche alternativa más saludable, con menos calorías, menos grasa, menos colesterol, e igualmente llena de vitaminas y minerales.

Es muy famosa la anécdota del ex-presidente Obama afirmando comer 7 almendras, exactamente 7, a diario como parte de su dieta.

Pero… ¿Es cierto todo lo que se dice sobre la leche de almendras? ¿Son las almendras tan beneficiosas como dicen? Veamos las propiedades de esta joya de la dieta mediterránea.

Propiedades de las almendras

Leche de almendras

Almendras

Las almendras son el fruto del árbol conocido como almendro o Pronus dulcis, y son uno de los frutos secos más consumidos, y el que mayor cantidad de proteína aporta de entre todos ellos.En España, según un análisis de la Universidad Complutense de Madrid, es el tercer fruto seco más consumido (0,25 kilos / por persona), detrás de las nueces y los cacahuetes, y en los últimos años su consumo está creciendo ligeramente.

Hablamos de un alimento altamente energético, muy rico en proteínas de alto valor biológico y en grasas mono-insaturadas saludables, además de rico en calcio, fibra, magnesio, potasio y vitamina E, y en menor medida, en otras sales minerales como sodio, hierro y zinc.

Estas son las propiedades nutricionales de un puñado de almendras (unos 25 gramos):

  • Calorías: 145 Kcal
  • Grasas Totales: 12,48 gramos(19% de la RDA)
  • Grasas Saturadas: 0,95 gramos (5% de la RDA)
  • Grasas Monoinsaturadas: 8,02 gramos (las buenas)
  • Grasas Trans: 0 gramos
  • Colesterol: 0 miligramos
  • Sodio: 0,25 miligramos
  • Carbohidratos: 5,39 gramos (2% de la RDA)
  • Fibra: 3,13 gramos (13% de la RDA)
  • Azúcares: 1,09 gramos (4% de la RDA)
  • Proteínas: 5,29 gramos (11% de la RDA)
  • Calcio: 67,25 miligramos (6% de la RDA)
  • Hierro: 0,93 miligramos (7% de la RDA)
  • Magnesio: 67,5 miligramos (17% de la RDA)
  • Potasio: 183,25 miligramos (5% de la RDA)
  • Vitamina E: (37 % de la RDA)

*RDA (Recommended Dietary Allowance o Ingesta Dietética Recomendada)
Los datos RDA están basados en una dieta de 2.000 calorías diarias, y podrían variar en función de tu necesidad de calorías.

Beneficios de las almendras

  • Ricas en grasas saludables, que protegen nuestro sistema cardiovascular. Más del 50% del peso de una almendra son ácidos grasos esenciales, de los cuales alrededor de un 65% son grasas monoinsaturadas, en particular ácido oleico, el mismo del aceite de oliva, que suponen un alto aporte calórico. Estas grasas saludables de origen vegetal, en contraposición a las poliinsaturadas (26%) y saturadas (apenas 10%) consideradas muy peligrosas para la salud, actúan de manera positiva en el funcionamiento de nuestro corazón y arterias, ayudando a nuestro organismo reducir ligeramente el nivel de triglicéridos y colesterol LDL («malo«), y mejorando los niveles de colesterol HDL («bueno«). Además, ayudan a reducir la oxidación del colesterol LDL, paso previo hacia algunas enfermedades cardiovasculares. Si queremos mantener los efectos positivos de las grasas insaturadas, queda prohibido freírlas, tostarlas o garrapiñarlas.
  • Bajas en calorías y aptas en dietas para bajar de peso. Las almendras son bajas en calorías, siempre contemplando un consumo normal, nunca superior al recomendado de 15-25 gramos o 15-20 almendras al día. Tienen menos calorías que incluso la leche de vaca, ya sea ésta desnatada o semidesnatada. Además, la leche de almendras casera no tiene conservantes, ni aditivos, ni azúcares añadidos, lo que nos puede ayudar a adelgazar o bajar de peso.
  • Ricas en proteínas en una proporción similar a la de la carne. Las almendras tienen una proporción de proteína cercana al 20%, o lo que es lo mismo, de cada 100 gramos, 20 gramos son proteína, una proporción muy similar a la de la carne, que es la razón por la que este fruto seco forma parte de muchas dietas vegetarianas. Además, son una buena fuente de aminoácidos esenciales, en especial de arginina, siendo una de las pocas fuentes vegetales en ofrecer este aminoácido esencial tan importante para los niños en su etapa de crecimiento.
  • Ricas en fibra, que favorece la motilidad intestinal. De entre todos los frutos secos, la almendra es el que tiene una mayor concentración de fibra, especialmente fibra soluble, la ideal para provocar sensación de saciedad, a la vez que favorecer nuestra flora intestinal, proteger la pared de los intestinos, y estimular su movimientos.
  • Ricas en calcio, el gran aliado de nuestros huesos y articulaciones. Las almendras aportan casi el doble de calcio que la leche de vaca en un peso equivalente. Una ración de unos 25 gramos suponen el 6% de la cantidad diaria recomendada. Además contienen otro mineral igualmente importante para nuestros huesos, el magnesio, que ayuda a fijar dicho calcio en los huesos, y que evita, entre otras cosas, los conocidos como «calambres en las piernas«.
  • Ricas en magnesio, que ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. Las almendras tienen un alto contenido en magnesio, un mineral involucrado en más de 300 procesos orgánicos, entre ellos, la fijación del calcio en los huesos, y el control de los niveles de azúcar en sangre mejorando la función de la insulina. Además, algunos estudios han mostrado que una ingesta deficiente de magnesio suele estar relacionada con problemas de presión sanguínea, independientemente de que exista obesidad o exceso de peso. Por lo que aumentar el consumo de almendras, podría resultar beneficioso para regular la presión sanguínea.
  • Ricas en vitamina E y B (antioxidantes), que protegen nuestras células del envejecimiento prematuro. Las almendras están repletas de antioxidantes, en especial de vitaminas E y del grupo B. La riboflavina o vitamina B2 es imprescindible para gozar de buena salud en nuestra vista, en particular en la córnea, así como resulta esencial para el buen estado de la piel y mucosas, y para fortalecer el cabello y las uñas. Los efectos antioxidantes de las almendras se potencian gracias a la quercetina, un flavonoide que funciona como un antiinflamatorio natural, y es utilizado en el tratamiento natural de las alergias.
  • Contienen carbohidratos de absorción lenta, y un índice glucémico bajo, que nos aportan energía de calidad a largo plazo. Las almendras no contienen una cantidad significativa de hidratos de carbono o carbohidratos, alrededor de un 9,3% solamente. Sin embargo, estos carbohidratos son de lenta absorción, lo que unido a su bajo índice glucémico, nos aporta una gran energía sin alterar nuestros niveles de azúcar. Esta es la razón por la que es bien tolerada por los diabéticos, y muy apreciada por los deportistas.
  • Ayudan a controlar el hambre, reducen el consumo de calorías y nos ayudan a bajar de peso. Las almendras generan una mayor saciedad, lo que genera que piquemos menos entre horas, y reduzcamos la ingesta total de calorías. Esto es gracias a su bajo contenido en carbohidratos, y su alto contenido en fibra y proteínas. Además, se estima que entre un 10%-15% de las calorías que aportan son difíciles de digerir por el organismo, y nunca se llegan a absorber, lo que las hace ideales en dietas para adelgazar o para bajar de peso mientras no nos excedamos en su consumo. Por tanto, si te preguntabas si las almendras engordan… no, no engordan mientras las consumas con moderación (no más de 15-25 gramos o 15-20 almendras al día) para poder aprovechar todos sus beneficios.
  • Son alcalinizantes. Las almendras son alcalinizantes gracias a su gran contenido en magnesio, a diferencia de casi todo el resto de frutos secos. Así que esta es otra razón más para introducirlas en nuestra dieta, que normalmente tiende a ser demasiado acidificante.
  • No contienen gluten. Ni las almendras, ni lógicamente la leche de almendras casera contienen gluten. Sin embargo, sí lo pueden contener o trazas de otros ingredientes que lo contengan, las leches de almendras comerciales, debido a la manipulación de alguno de sus ingredientes.
  • No contienen lactosa, ni caseína como sí contiene la leche de vaca.

Contraindicaciones de las almendras

  • Azúcares añadidos. La leche de almendras casera no contiene azúcar, a menos que se lo añadas, o uses algún endulzante. Sin embargo, muchas leches comerciales sí suelen llevar azúcar en su composición para potenciar su sabor, aunque las marcas comerciales lo escondan bajo algunas de las múltiples formas de sustituir la palabra azúcar que existen, como dextrosa, dextrina, d-ribosa, etil maltol, fructosa, galactosa, maltosa, manitol, diferentes tipos de jarabes, etc… una lista muuuuy larga, jajaja…
  • No está recomendada para bebes o niños. Según este estudio del Colegio Estadounidense de Nutrición, los niños pequeños o bebés que toman leche de almendras elevan el riesgo de desarrollar una enfermedad tiroidea autoinmune.
  • Su consumo en exceso podría perjudicar el funcionamiento de la tiroides. Las almendras contienen algunas sustancias químicas que podrían impedir la absorción del yodo por nuestro organismo. Un consumo excesivo de leche de almendras podría dañar la glándula tiroides, especialmente en personas con una baja secreción de hormonas tiroideas o ya diagnosticadas de hipotiroidismo.
  • No pueden tomarla lógicamente las personas alérgicas a los frutos secos.

Cómo hacer leche de almendras casera: Paso a paso

1Para hacer esta receta de leche de almendras tan solo necesitaremos 2 ingredientes: almendras y agua.

Leche de almendras

Ingredientes leche almendras

2En primer lugar, dejaremos las almendras como mínimo una noche (8 horas) en remojo (máximo 48 horas). Una vez pasado este tiempo puedes retirarles la piel o dejársela (depende de si vas a utilizar la pulpa restante en otras recetas y si quieres que quede más blanquita), esto no afecta al resultado final de la leche.

3Una vez estén bien hidratadas, las escurrimos y lavamos bien bajo el grifo, e introducimos en una batidora de vaso con agua suficiente para cubrirlas. Cuando se hayan triturado bien, vamos añadiendo el resto de agua que pongo en la receta… luego al colarla puedes añadirle algo más líquido si la prefieres más ligera.

4Cuando hayamos obtenido una textura homogénea, colamos la leche y estrujamos la pulpa triturada hasta que quede sin líquido, utilizando una bolsa para leches, una muselina o trozo de tela de algodón. Lo ideal es usar una bolsa para leches vegetales, lo que te permitirá hacerlo de manera más cómoda, además de facilitarte bastante el trabajo.

5Nos queda por último como opción, endulzarla o no, algo que como te he explicado arriba, no te recomiendo hacer directamente en la botella, para que puedas usar la leche también en recetas saladas.

Leche de almendras

Leche de almendras

Recuerda como te he explicado arriba, no tirar nunca la pulpa de almendras sobrante, porque ese residuo seco lo podrás utilizar en multitud de recetas como croquetas, galletas, bizcochos, magdalenas, bases para tartas o bolitas energéticas como te he explicado más arriba.

Leche de almendras

Pulpa sobrante leche de almendras

¿Por qué tomar leche de almendras en vez de leche de vaca?

Te podría dar muchas razones para abandonar la leche de vaca en beneficio de alguna de las leches vegetales que existen. Aunque para ser sincera, seguramente ninguna de ellas sería por motivos nutricionales, ya que desgraciadamente, y a pesar de todos los beneficios que la leche de almendras nos reporta, sólo nutricionalmente hablando, algunos de estos beneficios no están al mismo nivel que los de la leche del animal. Enseguida te voy a exponer algunos de ellos.

Pero antes te quiero dar alguna de mis razones…

  1. Bebiendo leche de almendras u otra leche vegetal (avena, nueces, anacardos, sésamo, etc…) te olvidarás de la intolerancia a la lactosa, acidez, los gases, diarreas, y hasta cólicos derivados de la digestión de la leche de vaca.
  2. Por mucho que se parezca a la leche humana, nuestro organismo no está preparado genéticamente para digerir una leche destinada a amamantar terneritos. De hecho, una vez que somos destetados tampoco necesitamos seguir tomando leche. La leche de vaca contiene hormonas destinadas únicamente al desarrollo de los terneros, sin contar la cantidad de antibióticos que se utilizan en el mantenimiento de las pobres vacas, y que acabarán en nuestro organismo.

Leche de almendras versus leche de vaca – Verdades y Mitos

leche de almendras versus leche de vaca

La leche de almendras tiene más calcio que la de vaca

FALSO Esto es un mito! Aunque sí es cierto que la almendra por si sola, sí tiene más calcio que la leche, no podemos decir lo mismo de la leche de almendras, ya que en su proceso de licuado y filtrado, desechamos todo el residuo seco, y con él, se van parte de sus proteínas, grasas saludables, fibra, antioxidantes, y por supuesto, parte de sus beneficiosas sales minerales, entre ellas, el preciado calcio de las almendras.

Por tanto, si quieres beneficiarte de toda esa cantidad de calcio, toma las almendras enteras en forma de batido, o toma leche de almendras, pero también algunas unidades sueltas del fruto seco tal cual es.

La leche de almendras es baja en calorías

VERDADERO Efectivamente esto es cierto, la leche de almendras sí es más baja en calorías que la leche de vaca, unas 580 Kcal por cada 100 gramos de fruto seco.

La leche de almendras no tiene grasas saturadas

VERDADERO Las almendras no tienen grasas saturadas, de hecho, más de la mitad de su composición son grasas, y el 65% de estas son monoinsaturadas, consideradas grasas saludables que nos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares. Recuerda que la leche de almendras pierde gran parte de sus propiedades al licuarse, por lo que tiene aún menos grasas que el propio fruto seco.

Por contra, la leche de vaca contiene una cantidad enorme de grasas saturadas, que afectan negativamente a nuestro sistema cardiovascular, y al nivel de colesterol y triglicéridos. Aunque como siempre, con moderación y huyendo de los excesos, estos efectos negativos se pueden reducir, lógicamente.

Si bien es cierto que la almendra tiene una gran cantidad de grasas saludables, la mayor parte son ácidos Omega-9 (ácido oléico), ácidos Omega-6, y en menor proporción ácidos Omega-3 (ácido linoléico). Por contra, la leche de vaca contiene una mayor proporción de ácidos grasos de cadena corta, media y larga, tanto Omega-6, como Omega-3 y Omega-9, de mayor valor nutricional, aunque también una gran cantidad de grasas de las consideradas NO saludables, o directamente como peligrosas para nuestra salud cardiovascular.

La leche de almendras tiene más proteínas que la de vaca

FALSO La leche de almendras no puede sustituir a la de vaca respecto a su contenido en proteínas. Aunque 100 gramos de almendras suponen alrededor de 21 gramos de proteína, esta proteína es de origen vegetal y tiene una menor calidad nutricional.

La leche de almendras tiene una menor concentración proteica de menor valor biológico, es menos rica en aminoácidos esenciales, y su digestibilidad es menor por su alto contenido en fibra. Para convertirla en proteína completa es necesario suplementarla con otros alimentos.

Por contra, la leche de vaca tiene una mayor concentración proteica, alrededor de 8-10 gramos de proteína animal por cada 100 gramos, de un alto valor biológico, es rica en aminoácidos esenciales, y de una mayor digestibilidad.

Por lo tanto, si eres vegano, o estás decidido a seguir una dieta vegana, has de considerar que la leche de almendras no puede suplir tu necesidad de proteínas, con lo que tendrás que suplementarla con otros alimentos.

La leche de almendras tiene tanto hierro como la leche de vaca

FALSO El hierro de la leche de almendras es de tipo «no hemo«, de menor disponibilidad, y se absorbe sólo en un porcentaje menor al 2%. Por contra, el hierro de la leche de vaca es tipo «hemo» y está contenido en una proteína llamada lactoferrina, una transferrina que permite que nuestro organismo absorba dicho hierro casi en su totalidad (50%-100%). Por consiguiente, la leche de almendras no se puede considerar una fuente útil de hierro, y por supuesto no tiene el mismo hierro que la leche de vaca.

La leche de almendras no genera los problemas digestivos que genera la leche de almendras

VERDADERO Sin duda es verdadero, y yo misma doy fe de ello, ya que desde que empecé a sustituir la leche de vaca por la de almendras, mi hinchazón de barriga y demás molestias digestivas desaparecieron. Normalmente estas son debidas a su proteína principal, la caseína, pero también la causa podría ser sus grasas poco saludables. Fuera lo que fuera lo que me causara esos problemas, se fueron en el mismo momento que me pasé a las leches vegetales!

La leche de almendras tiene más nutrientes que la de vaca

NI FALSO NI VERDADERO Cada una de los dos tipo de leches, y en este momento incluyo al resto de leches vegetales, tiene sus propios nutrientes, y su propio hueco en la dieta de las personas.

Si bien la leche de almendras tiene menos proteínas y de un menor valor biológico, esto no quiere decir que no tenga otros fantásticos beneficios nutricionales. Por ejemplo, si buscas adelgazar o bajar de peso, sin duda, la leche de almendras es una buena opción. Sin embargo, si buscas complementar tu actividad deportiva con un mayor aporte de proteínas, puede ser más interesante para tí tomar leche de vaca, aunque también puedes tomar leche de almendras con un suplemento de proteína vegetal como la de guisante, o la de cáñamo.

Otro caso… Si necesitas aportar más calcio a tu dieta para mejorar la salud de tus huesos, sin duda bebe leche de almendras, o come almendras, o mejor aún… toma leche de sésamo sin colarla demasiado, porque tiene casi 10 veces más calcio que la leche de vaca, y cuya receta también podrás encontrar en este blog.

¿Por qué hacer la leche de almendras en casa?

Leche de almendras
Sin duda alguna, merece la pena hacer la leche de almendras en casa por ti mismo en lugar de comprar una bebida ecológica comercial. Es la única forma de asegurarte de que los ingredientes que utilizas son los que son, y las cantidades que empleas son las que necesitas para obtener los nutrientes en la proporción que buscas.

Además, jamás vas a encontrarte trazas de gluten, ni ingredientes de nombre impronunciable, ni encontrarás ningún otro tipo de azúcar en la leche que no sea la que le hayas puesto tu.

Aunque aún me recuerdo a mí misma hace ya muchos años comprando un brick de leche vegetal cuando empecé a cambiar mi modo de alimentarme y no imaginaba lo fácil que era hacerla en casa. Por suerte enseguida me di cuenta de que al comprar este tipo de leches, lo que estaba comprando era fundamentalmente agua, con un porcentaje mínimo del fruto seco en cuestión para maximizar beneficios, acompañado de un montón de aditivos y azúcares refinados.

Ningún estudio a día de hoy ha demostrado que el calcio extra añadido a algunas leches comerciales sea capaz de ser asimilado por el organismo.

Alguna marcas además, en su afán de competir con la leche de vaca, les han empezado añadir todo tipo de suplementos vitamínicos o minerales, sin que haya estudios que confirmen que esos compuestos pasen al organismo o que éste los asimile, por mucho que se incluyan en su composición.

Otra razón a tener en cuenta es que es mucho más económica que comprarla en brick. La almendra no es un fruto seco especialmente barato, pero… para hacer un litro de leche tan solo necesitamos una taza, por lo que no nos saldrá muy cara, y por supuesto, siempre más barata que comprarla en el supermercado o tienda de referencia. (Recuerda leer la receta al final del post).

Pero la otra gran razón con la que te invito a reflexionar y una de las que más me preocupa a día de hoy tiene que ver con el zero waste, o creo residuos, algo con lo que cada vez estoy más concienciada. Y es que no caben más tetrabricks en el planeta, ¿verdad? Y por si no lo sabes, seguro que si, no son biodegradables, y su reciclado conlleva una gran gasto de recursos, entre ellos de agua, cuando hay gente en África que se muere por falta de este oro líquido de nuestro tiempo.

Y es que es increíble que casi todo lo que venden en los supermercados convencionales venga envasado, envuelto o protegido con plástico!

Espero que alguno de estos motivos te animen a tomar nota de la receta de leche de almendras que te propongo debajo, y a cambiar los bricks por leche hecha en casa. Te aseguro que no te arrepentirás!

Preguntas frecuentes (FAQs) sobre la leche de almendras

¿Cuántos ingredientes lleva la leche de almendras?

Básicamente tan solo necesitas dos ingredientes: almendras y agua, y luego lo que se te ocurra usar para potenciar su sabor. Bueno… y también un tercer ingrediente: tiempo. Pero es un tiempo en el que no debes hacer nada, simplemente seguir con tu vida normal, y dejar en remojo las almendras el día anterior para hacer la trituración y colado al día siguiente.

¿La leche de almendras es saludable y buena para todo el mundo?

Sí, es totalmente saludable y muy beneficiosa, especialmente para personas intolerantes a la lactosa. Aunque no es recomendable para personas alérgicas a los frutos secos, y está completamente desaconsejada en niños o bebes, por problemas relacionados con la tiroides.

¿Qué hacer con toda la pulpa de las almendras (residuo seco) que sobra? ¿Tiene algún uso?

Definitivamente sí, no se te ocurra tirar la pulpa sobrante de las almendras, porque se puede aprovechar para preparar muchas otras recetas tanto crudiveganas como vegetarianas. Puedes añadirla a croquetas, galletas, purés de verduras al triturarlos, bizcochos, bases para tartas, bases para pizzas o hacer bolitas energéticas con dátiles. También puedes deshidratar la pulpa en el horno extendida en una bandeja, o en un deshidratador doméstico, para luego usarla como harina en recetas de repostería.

¿La leche de almendras se puede calentar?

Puedes usar la leche del mismo modo que usas la leche de vaca, y la puedes añadir a cualquier receta dulce o salada que quieras hacer, pero es mejor no calentarla en exceso, mejor entibiarla, para que no pierda nutrientes con el calor. Lo ideal sería hacerlo siempre por debajo de 42ºC.

¿La leche de almendras es vegana?

Sí, claro, tan solo contiene almendras y agua, y como mucho algún endulzante, que mientras no sea miel y sea de origen vegetal, tendrás una leche totalmente vegana.

¿La leche de almendras engorda? ¿Cuánto azúcar tiene?

La leche de almendras casera no contiene más azúcar que el que ofrecen las almendras de manera natural, que siempre será menor al que tienen las almendras en fruto seco al natural, ya que recuerda que parte de él se quedará en la pulpa que retiramos.

Sin embargo, si compras una comercial, lamentablemente la gran mayoría de ellas sí que aportan azúcar para compensar el poco contenido de almendra que contienen algunas de ellas, así como para potenciar su sabor, algo que también consiguen añadiendo distintos saborizantes.

¿Cuánto dura la leche de almendras? ¿Caduca?

Sí, esta leche, como cualquier alimento casero no lleva conservantes, por lo que pasado un tiempo podríamos decir que caduca, y su sabor se vuelve agrio. Nunca confundir el que caduque, con el que dependiendo del tipo de batidora, a veces nos encontremos con la almendra arriba, y el agua debajo, a veces pasa y esto es normal, tan solo agita la botella un poco y ya!

Esta leche de almendras conservada en la nevera en un recipiente hermético dura unos 2 a 3 días en perfectas condiciones.

En caso de necesitar endulzar la leche, o apetecerte hacerlo, te recomiendo que endulces solo la parte de leche que te vayas a tomar directamente en tu taza o vaso. De este modo podrás utilizarla como ingrediente básico en otras recetas.

¿Cuál es la mejor manera de tomar la leche de almendras?

Puedes tomarla de muchas maneras. Acompañando tu desayuno dentro de tu café o té, o de tu cacao, o dentro de otras bebidas caseras como batidos o smoothies, en sopas, o multitud de recetas de repostería.

Últimos consejos

Leche de almendras

Leche de almendras

Como decía aquel… «Estos son los datos…» y ahora te toca a ti interpretarlos, y juzgar por ti mism@, si te interesa o no pasarte a la leche de almendras. Yo lo tengo bastante claro en mi caso, y la respuesta es un SI muy, muy rotundo.

Desde luego, hacer leche de almendras es taaaaan sencillo, y los beneficios que obtienes sustituyendo la leche de vaca por esta son tantos, que tengas o no tengas intolerancia o alergia a la lactosa, bien merece que le des una oportunidad.

Para hacer una excelente leche de almendras casera, lo mejor es utilizar almendras crudas (las que tienen la piel marrón), ya que no han sido sometidas a altas temperaturas para quitarles esa piel, con lo que todos sus nutrientes se mantienen intactos.

Si olvidaste poner las almendras en remojo, no te preocupes, siempre puedes usar como excepción, almendras tipo «marcona» ya peladas.

Pero si en alguna ocasión os habéis olvidado del remojo previo, tenéis prisa y necesitáis leche (solo en caso de urgencia y como excepción) , siempre puedes utilizar almendras tipo «marcona», ya peladas, remojarlas una horita o algo más, y al ser más blandas por no tener la piel, se triturarán igual de bien que las otras. El sabor varía, pero para mi gusto está más rica la que se hace con almendras crudas y tiene además más consistencia.

La leche de almendras es ideal para preparar batidos (smoothies) de fruta para los niños, para tomarla con el muesli o granola, la avena o cualquier cereal en copos que tomemos para desayunar.

A mí me encanta natural, pero puede que te parezca muy sosa y en ese caso siempre se puede endulzar con una pizca de sirope de ágave, de arce, estevia, canela, o lo que se te ocurra!

Y por supuesto, si haces esta receta espero tus comentarios aquí debajo o en redes, y que me cuentes si te a gustado o no, y qué le has añadido para hacerla aún más mágica y nutritiva.

Qué la disfrutes!

Receta de leche de almendras

Imprimir

Leche de almendras

Leche de almendras

La leche de almendras es una bebida vegetal perfecta para sustituir a la leche de origen animal, rica en grasas saludables y minerales como el calcio.

  • Autor: Delicias Kitchen
  • Preparación: 5 minutes
  • Tiempo Total: 5 minutes
  • Raciones / Piezas: 4 1x
  • Categoría: Básicos
  • Método: Batido
  • Cocina: Vegetariana, vegana
  • Dieta: Vegana
Escalar

Ingredientes

  • 1 taza de almendras crudas (140 gr)
  • 8001000 ml de agua mineral o filtrada (dependiendo del espesor que quieras conseguir).

Elaboración paso a paso

  1. Poner en remojo las almendras: poner en remojo las almendras durante 8 horas.
  2. Escurrir las almendras y batir: escurrirlas, lavarlas y ponerlas en una batidora de vaso con agua suficiente para cubrirlas.
  3. Añadir el resto del agua: cuando se hayan triturado bien, ir añadiendo el resto de agua hasta completar 1 litro y algo más (porque luego al colarla, se perderá líquido)
  4. Colar: con una gasa, un trozo de tela o la bolsa de leche especial para hacer leches vegetales que te he comentado arriba en el texto, colar la leche y estrujar hasta que la pulpa triturada quede sin líquido. Puede que sea necesario rellenar con un poco de agua hasta completar el litro de leche.
  5. Guardar en la nevera: se mantiene en la nevera 2 días sin ningún problema.

En esta receta he utilizado:

Notas

  • Se puede endulzar al gusto de cada uno con sirope de ágave, mejor si es crudo y no ha sido sometido a altas temperaturas para su obtención, sirope de arce o cualquier edulcorante natural, también se le puede poner una pizca de canela o vainilla para aromatizar.
  • El tiempo total de la receta no incluye las ocho horas de reposo.

Keywords: leche de almendras

Nutrición
  • Serv. / Personas: 4
  • Calorías: 333
  • Azucar: 10g
  • Sodio: 28mg
  • Grasas: 14gr
  • Grasas saturadas: 1gr
  • Grasas trans: 0gr
  • Carbohidratos: 50gr
  • Fibra: 12gr
  • Proteinas: 9gr
  • Colesterol: 0mg

Nota actualización: Este post fue creado originalmente el 1 julio, 2015, pero ha sido republicado tras mejorar su texto, y añadir nuevas fotos, receta paso a paso y nuevas instrucciones el 23 agosto, 2020

También te podrían gustar

¿TE HA GUSTADO ESTA RECETA?

Suscríbete a Delicias Kitchen y recibe cada semana en tu correo una nueva idea o receta rica, saludable y nutritiva, para ayudarte a comer mejor.

Jamás compartiremos tu email con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento. ¿Aún no convencid@? Haz click aquí para ver nuestras últimas newsletter.
Anterior
Siguiente

8 comentarios

Avatar
Carla 19 agosto, 2020 - 22:14

Woow! Cuanta información! He aprendido un montón de cosas que no sabía de la leche de almendras. Gracias!

Reply
Delicias Kitchen
Delicias Kitchen 19 agosto, 2020 - 22:15

Hola Carla, me alegro de que te haya resultado útil la información. Muchas gracias por tu comentario! Un Abrazo!

Reply
Avatar
Eva 9 enero, 2019 - 01:00

y se puede dejar sin colar?? para aprovechar la fibra y el sabor??? mas que nada la fibra.. me parece un desperdicio(ya que se que hay recetas pero yo no cocino mucho, para que mentir)

Reply
Delicias Kitchen
Delicias Kitchen 9 enero, 2019 - 07:36

Hola Eva, sí, no hay ningún problema en tomarla sin colar, pruébalo, aunque justo la de almendras es una de las que tiene la pulpa más gruesa y la textura final queda menos fina que otras que sí se pueden tomar perfectamente sin colar, como la de anacardos. Yo, si la voy a utilizar en batidos, no la cuelo, y muchas otras tampoco, como la de nueces, que me encanta tal cual y su pulpa es muy finita. Te animo a que la pruebes de las dos maneras y luego eliges! Muchas gracias por tu comentario! Un abrazo!

Reply
Avatar
Rocio 23 noviembre, 2018 - 21:14

Hola! No se le quita la piel marron a la almendra, verdad? Gracias y un saludo

Reply
Delicias Kitchen
Delicias Kitchen 27 noviembre, 2018 - 17:44

Hola Rocío, no, no hace falta, una vez bien triturado todo no se nota nada. Gracias a tí y un abrazo grande!

Reply
Avatar
Pa Tri Cia 28 octubre, 2016 - 10:43

Lo puedo colar con un colador chino?? es que tengo un colador de tela, pero creo es muy gruesa y cuesta escurrir…
Me encanta tu blog!!!! seguro haré mas de una receta, gracias!!!!!

Reply
Delicias Kitchen
Delicias Kitchen 28 octubre, 2016 - 14:33

Hola Patricia, el colador chino, si no me equivoco es de tela….Puedes utilizarlo o utilizar cualquier colador o trozo de tela que te permita estrujarlo muy bien después, para poder aprovechar todo el líquido. También existen bolsas especiales que te facilitarán el trabajo, las puedes encontrar aquí: bolsa para leches vegetales. Espero haberte servido de ayuda y muchas gracias por tu comentario!!! Un abrazo!!!

Reply

Deja un Comentario

* Al usar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por parte de este sitio web.